Primera experiencia en un colegio

martes, 14 de junio de 2016



El lunes 13 de junio he estado por primera vez en un colegio, compartiendo una hora y media con 50 alumnos de 5. Las profesoras, Idoia y Leire, les habían leído el libro: todas las mañanas un capítulo. La experiencia resultó tan positiva que les comentaron la posibilidad de que fuera la autora para compartir con ellos. Y fui, ¡cómo no!
Ir a una clase a hablar sobre mi libro era uno de los sueños de mi larga lista de sueños que tengo pendientes de cumplir como escritora.

Y el decálogo de lectora.

miércoles, 8 de junio de 2016


 
Como no podía hacerlo mejor, me quedo con el gran decálogo del escritor francés Daniel Pennac, ilustrado por Quentin Blake.
1. El derecho a no leer.
2. El derecho a saltarnos las páginas.
3. El derecho a no terminar un libro.
4. El derecho a releer.
5. El derecho a leer cualquier cosa.
6. El derecho a leer lo que me gusta.
7. El derecho a leer en cualquier parte.
8. El derecho a hojear.
9. El derecho a leer en voz alta.
10. El derecho a guardar silencio.

A modo de decálogo de escritora...

viernes, 3 de junio de 2016

He recuperado este decálogo que escribí en marzo de 2013.
Aunque he evolucionado, en el fondo, me sigo sintiendo identificada.
Siento que he avanzado mucho con la primera parte; la segunda, en cambio, requiere trabajo aún.  Me apetecía compartirlo contigo.

Los txingudiko juntaletras.

jueves, 26 de mayo de 2016



Aunque parezca mentira, tengo whatsapp desde hace solo unos meses.
—Si lo utilizas bien, es muy práctico —me aseguraban.
Y me entraban los sudores: estar en grupos y recibir mensajes sin parar, con la exigencia (casi) de contestar de inmediato trás leer el mensaje, y ese tintineo, esa musiquilla a lo largo de todo el día.

Michael Ende apareció en la Calle Mayor: 2da parte.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Mi madre me enseñó a leer con 4 años. No recuerdo haber dejado de leer en toda mi vida. Los libros han formado siempre parte de mí, ya no como libros meros objetos, sino como verdaderos amigos que han acompañado en muchos momentos mi soledad.

Roald Dahl presente en la Calle Mayor, y “en Arma Plaza”.

martes, 10 de mayo de 2016



A Roald Dahl lo descubrí tarde en mi vida, probablemente en el mejor momento.
No recuerdo muy bien como entró en mi vida.
Solo sé que fui devorando uno a uno todos sus libros para luego compartirlos con mis hijos.